BEBÉS PREMATUROS

Tuesday, December 13, 2005

Fotos del nodo principal



Mujer embarazada
Mujer embarazada






Bebé en incubadora
Bebé en incubadora
GALERIA DE FOTOS

bebé prematuro

bebé prematuro

bebé prematuro

bebé prematuro

bebé prematuro

bebé prematuro

bebé prematuro

bebé prematuro
Fuentes consultadas


google

yahoo

altavista

baby sitio


Babysitio
Equipo médico



Dr. Claudio S. Climent

Dra. Doris Rodríguez Vidal

Lic. Stella Maris García

Dra. Patricia Climent

Dr. Osvaldo A. Stoliar

Prof. Alejandra De Renzis Peña

Lic. Andrea Capalbo

Dr. Claudio S. Climent
Médico egresado de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de La Plata en 1978. República Argentina.
Residencia Médica en Tocoginecología en el Hospital Universitario José de San Martín de la Ciudad de Buenos Aires.
Miembro Titular de la Sociedad de Obstetricia y Ginecología de Buenos Aires.
Dra. Doris Rodríguez Vidal
Médica egresada de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Buenos Aires (UBA) en 1981. República Argentina.
Residencia Médica en Tocoginecología en el Hospital Universitario José de San Martín de la Ciudad de Buenos Aires.
Miembro Titular de la Sociedad de Obstetricia y Ginecología de Buenos Aires.
Docente Adscripta de la UBA.
Lic. Stella Maris García
Egresada como Nutricionista de la UBA en 1981 y como Licenciada de la Universidad Nacional de Córdoba en 1992. República Argentina.
En la actualidad desempeña el cargo de Jefa del Servicio de Nutrición Sanatorio de la Trinidad Palermo y San Isidro.
Dra. Patricia E. Climent
Médica egresada de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de La Plata en 1977. República Argentina.
Residencia Médica en Neonatología en el Hospital de Niños de La Plata "Sor María Ludovica".
En la actualidad desempeña el cargo de Jefa del Servicio de Consultorios Externos del Hospital de Niños de La Plata "Sor María Ludovica.
Docente en Primera Cátedra de Pediatría en la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de La Plata.
Miembro Titular de la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP).
Participación en innumerables congresos nacionales e internacionales.


Colaboran en Babysitio
Dr. Osvaldo A. Stoliar
Pediatra y Neonatólogo
Paraguay 2302, piso 17, dto. 4
Teléfono: (054 11) 4961-4109 - Buenos Aires - Argentina

Prof. Alejandra De Renzis Peña
Profesora en Educación Preescolar, docente titular por 12 años en Jardines Materno-Infantiles. Especializada en Atención Temprana del Desarrollo Infantil, Universidad de Catamarca. Organizadora y Coordinadora del Ciclo de Conferencias, encuentros semanales gratuitos en el 2001 y en el transcurso de 2002, para padres y docentes, sobre Atención Temprana del Desarrollo Infantil. Coordinadora y Disertante Conferencias para Padres y Docentes Zona Vital 2003.
Capacitadora, Integrante del Equipo Asesor del Centro de Investigación y Perfeccionamiento Docente de la Editorial La Obra. Autora de artículos para docentes y padres, sobre la dinámica en los maternales, publicados en la Revista de Educación Inicial de la Editorial La Obra. Responsable de la Columna de Atención Temprana en el Noticiero, año 2002/03, Canal 7 Cablevisión Zona Norte, declarado de Interés Municipal, por el Intendente de San Isidro, Prov. Bs. As. Colaboradora, a través de artículos, de la Revista Ahora Mamá.
Actualmente dedicada a la Supervisión y Asesoramiento a Jardines de Infantes y Maternales. Producción, coordinación, y conducción del Programa de Cable Espacio para la Niñez. Coordinación y Disertante de las Charlas y Talleres para Padres sobre Crianza en Unicenter, Palmas del Pilar y Alto Palermo.
Lic. Andrea Capalbo
Psicóloga, Universidad de Bs. As., Mediadora Familiar, Maestría en Recursos Humanos (Consultora LSL y Asoc.) Selectora de Personal del Área de Recursos Humanos y Coordinadora del curso de Capacitación de Personal, Instituto de Capacitación Profesional MAWE.(empresa de vigilancia y seguridad).Contención del personal.
Selectora y capacitadota de ROMASU (empresa de serenos). Experiencia como terapeuta Hospital Materno Infantil San Isidro: Sala de juegos, Preparación quirúrgica, Área Psicodiagnóstica. Terapeuta de niños, adolescentes y familia. Perito psicóloga de oficio juzgados civiles y comerciales del depto. de San Isidro.
Coordinadora y Disertante Conferencias para Padres y Docentes Zona Vital 2003. Actualmente dedicada a la Supervisión y Asesoramiento a Jardines de Infantes y Maternales Producción, coordinación y conducción del Programa de Cable Espacio para la Niñez. Coordinación y Disertante de las Charlas y Talleres para Padres sobre Crianza en Unicenter, Palmas del Pilar y Alto Palermo.
ENTREVISTA:



¿Cuántas semanas de embarazo cumpliste?

¿Cómo fue tu período de embarazo?

¿Habías tenido complicaciones durante el embarazo?

¿Por qué motivo/causa nació antes de tiempo?

¿Cuánto tiempo estuvo en Neonatología controlada por los médicos?

Peso de la beba al nacer

¿Con qué peso salió de Neonatología?

¿Qué cuidados especiales debías tener luego de su alta médica?

¿Cómo fue su llegada a la casa y el vínculo con los familiares?

Especificar atención médica (¿Qué tipo de asistencia y controles le realizaron?)

Tuvo operaciones ¿De qué tipo?




¿Cuántas semanas de embarazo cumpliste?

Delfina nació a las 26 semanas de gestación.

¿Cómo fue tu período de embarazo?

Totalmente normal hasta el día del parto.

¿Habías tenido complicaciones durante el embarazo?¨

Ninguna, todo estaba dentro de los parámetros normales.

¿Por qué motivo/causa nació antes de tiempo?


No se pudo establecer con total precisión porque de las causas que se pueden comprobar a ninguna correspondía, lo más acertado fue que mi útero no pudo seguir creciendo y llegó a su punto de madurez a las 26 semanas, por eso el parto fue natural.

¿Cuánto tiempo estuvo en Neonatología controlada por los médicos?

Exactamente 76 días, 32 días con respirador artificial en terapia intensiva, luego en incubadora otros 30 días y el resto en sala de neo pero en cuna.

Peso de la beba al nacer

Pesó 850 grs. Y por la pérdida lógica al nacer llegó a pesar 715 grs.

¿Con qué peso salió de Neonatología?

Tuvo el alta cuando llegó a los 2 kg y 200 grs.

¿Qué cuidados especiales debías tener luego de su alta médica?
Por aproximadamente un mes y medio más debía estar en un ambiente a determinada temperatura, sin visitas y con todos los cuidados de higiene y alimentación.

¿Cómo fue su llegada a la casa y el vínculo con los familiares?

Obviamente luego de pasar tanto tiempo de angustia la llegada fue muy emotiva, principalmente para mí ya que al fin lograba tener en mi casa a Delfina, habían pasado 76 días de la fecha de parto y parecía que este día nunca llegaba. Además estaban su papá, sus abuelos maternos y su tía.

Especificar atención médica (¿Qué tipo de asistencia y controles le realizaron?)

Desde el momento de su nacimiento fue asistida con respirador artificial y
puesta en incubadora de alta complejidad en la sala de cuidados intensivos de neonatología, controlada por varios aparatos que medían su ritmo cardíaco, su respiración y alimentada vía intravenosa con alimentación parenteral. También contaba con un detector de apneas, y todos los días se le realizaban análisis de sangre para controlar los niveles de hierro, calcio, etc.
Al salir de cuidados intensivos permaneció en neonatología en incubadora alimentada por sonda y con menos aparatología.

Tuvo operaciones ¿De qué tipo?

La única intervención que tuvo fue en la vista por detectar que padecía retinopatía del prematuro, esto ocasiona inconvenientes serios en la visión, por lo que se practicó una operación con láser.

BEBÉS PREMATUROS
ENTREVISTA A :

APELLIDO Y NOMBRE :TORRES ADRIANA (MADRE DE BEBA PREMATURA)

EDAD:32 AÑOS

APELLIDO Y NOMBRE DE LA BEBA: GUALTIERI DELFINA

EDAD: 3 AÑOS


¿Cuántas semanas de embarazo cumpliste?

¿Cómo fue tu período de embarazo?

¿Habías tenido complicaciones durante el embarazo?

¿Por qué motivo/causa nació antes de tiempo?

¿Cuánto tiempo estuvo en Neonatología controlada por los médicos?

Peso de la beba al nacer

¿Con qué peso salió de Neonatología?

¿Qué cuidados especiales debías tener luego de su alta médica?

¿Cómo fue su llegada a la casa y el vínculo con los familiares?

Especificar atención médica (¿Qué tipo de asistencia y controles le realizaron?)

Tuvo operaciones ¿De qué tipo?




¿Cuántas semanas de embarazo cumpliste?

Delfina nació a las 26 semanas de gestación.

¿Cómo fue tu período de embarazo?

Totalmente normal hasta el día del parto.

¿Habías tenido complicaciones durante el embarazo?¨

Ninguna, todo estaba dentro de los parámetros normales.

¿Por qué motivo/causa nació antes de tiempo?


No se pudo establecer con total precisión porque de las causas que se pueden comprobar a ninguna correspondía, lo más acertado fue que mi útero no pudo seguir creciendo y llegó a su punto de madurez a las 26 semanas, por eso el parto fue natural.

¿Cuánto tiempo estuvo en Neonatología controlada por los médicos?

Exactamente 76 días, 32 días con respirador artificial en terapia intensiva, luego en incubadora otros 30 días y el resto en sala de neo pero en cuna.

Peso de la beba al nacer

Pesó 850 grs. Y por la pérdida lógica al nacer llegó a pesar 715 grs.

¿Con qué peso salió de Neonatología?

Tuvo el alta cuando llegó a los 2 kg y 200 grs.

¿Qué cuidados especiales debías tener luego de su alta médica?
Por aproximadamente un mes y medio más debía estar en un ambiente a determinada temperatura, sin visitas y con todos los cuidados de higiene y alimentación.

¿Cómo fue su llegada a la casa y el vínculo con los familiares?

Obviamente luego de pasar tanto tiempo de angustia la llegada fue muy emotiva, principalmente para mí ya que al fin lograba tener en mi casa a Delfina, habían pasado 76 días de la fecha de parto y parecía que este día nunca llegaba. Además estaban su papá, sus abuelos maternos y su tía.

Especificar atención médica (¿Qué tipo de asistencia y controles le realizaron?)

Desde el momento de su nacimiento fue asistida con respirador artificial y
puesta en incubadora de alta complejidad en la sala de cuidados intensivos de neonatología, controlada por varios aparatos que medían su ritmo cardíaco, su respiración y alimentada vía intravenosa con alimentación parenteral. También contaba con un detector de apneas, y todos los días se le realizaban análisis de sangre para controlar los niveles de hierro, calcio, etc.
Al salir de cuidados intensivos permaneció en neonatología en incubadora alimentada por sonda y con menos aparatología.

Tuvo operaciones ¿De qué tipo?

La única intervención que tuvo fue en la vista por detectar que padecía retinopatía del prematuro, esto ocasiona inconvenientes serios en la visión, por lo que se practicó una operación con láser.

Monday, December 12, 2005

Nacimiento Prematuro

La mayoría de los embarazos dura cerca de 40 semanas. Cuando un bebé nace entre las semanas 37 y 42 de gestación se dice que es un bebé nacido a término. A los bebés nacidos antes de finalizadas las 37 semanas de embarazo se los llama bebés prematuros o nacidos antes de término. En los Estados Unidos, casi el 12 por ciento de los bebés nace antes de término. De estos bebés, la mayoría (cerca del 83 por ciento) nace entre las semanas 32 y 36 de gestación, mientras que cerca del 10 por ciento lo hace entre las semanas 28 y 31, y aproximadamente el 6 por ciento antes de cumplidas las 28 semanas. Todos los bebés nacidos antes de término corren el riesgo de tener serios problemas de salud, pero los más prematuros están más expuestos al riesgo de nacer con discapacidades duraderas o de morir. Afortunadamente, los avances en la obstetricia y la neonatología— la rama de la pediatría que se ocupa de los recién nacidos—han mejorado las probabilidades de supervivencia incluso para los bebés más pequeños. Por lo general estos bebés requieren atención especial en una unidad de cuidados intensivos neonatal (NICU), con personal médico y equipos especializados capaces de tratar los diferentes problemas. Además de ser pequeños y enfermizos, los bebés prematuros tienen un aspecto muy diferente al de los bebés nacidos a término. Su piel, por ejemplo, puede ser delgada y arrugada, y sus cabezas demasiado grandes en relación con el tamaño de sus cuerpos. Pero su aspecto es normal durante la etapa de desarrollo y comienzan a asemejarse más a los bebés nacidos a término a medida que continúan desarrollándose y creciendo.


¿Cuáles son las causas de los nacimientos prematuros?

¿Cuáles son las perspectivas para los bebés nacidos antes de las 29 semanas de gestación?

¿Qué ocurre con los bebés nacidos entre las 30 y 34 semanas de gestación?




¿Cuáles son las causas de los nacimientos prematuros?

Un bebé puede nacer antes de término cuando el médico induce el parto debido a complicaciones en el embarazo o a problemas de salud de la madre. Sin embargo, la mayoría de los nacimientos prematuros se debe a un parto prematuro (que puede ocurrir después de la rotura prematura de las membranas). No se conocen a ciencia cierta las causas del parto prematuro o de la rotura prematura de las membranas, pero las últimas investigaciones sugieren que en muchos casos obedecen a la respuesta natural del organismo a ciertas infecciones, como aquellas que afectan al líquido amniótico y las membranas fetales. Sin embargo, en la mayoría de los casos, el médico no puede determinar la razón que provoca un parto prematuro en una mujer determinada.
Existen tres grupos de mujeres que corren un riesgo mayor de tener un parto prematuro y dar a luz a un bebé prematuro:

· Mujeres que ya han tenido un parto prematuro o un bebé prematuro

· Mujeres que esperan mellizos, trillizos o más bebés

· Mujeres con anomalías en el útero o el cuello del útero
Aunque pertenezca a uno de estos grupos de riesgo eso no significa que tendrá un parto prematuro. Sin embargo, es importante que conozca las señales de un parto prematuro y sepa qué hacer si tiene alguna de ellas.
· Los investigadores también han identificado otros factores de riesgo. Por ejemplo, las mujeres de origen afro-americano, las mujeres que tienen menos de 17 años o más de 35 años de edad y las mujeres con pocos recursos corren un riesgo mayor que otras mujeres. Ciertos factores del estilo de vida y del medio ambiente pueden poner a una mujer en riesgo de tener un parto prematuro.

¿Cuáles son las perspectivas para los bebés nacidos antes de las 29 semanas de gestación?

La mayoría de estos bebés nace con un peso muy bajo (menos de 3 libras y 4 onzas, o 1.500 gramos). Los nacidos antes de las 26 semanas de gestación normalmente pesan sólo de 1 a 2 libras (450 a 900 gramos). Además estos bebés corren un alto riesgo de desarrollar una o más complicaciones. Sin embargo, la mayoría de los que nace después de cumplidas 26 semanas de gestación sobrevive (cerca del 75 por ciento de los que nacen a las 26 semanas y cerca del 85 por ciento de los nacidos a las 29 semanas), aunque pueden tener que permanecer más tiempo en la unidad de cuidados intensivos neonatales. Lamentablemente, cerca del 30 por ciento de los bebés nacidos antes de las 26 semanas de gestación y cerca del 20 por ciento de los nacidos entre las 26 y las 29 semanas desarrolla discapacidades serias y duraderas.

¿Qué ocurre con los bebés nacidos entre las 30 y 34 semanas de gestación?

Estos bebés tienen un aspecto similar al de los bebés nacidos en forma más prematura, pero son más grandes (por lo general pesan entre 2 y 5 libras, o 900 y 2.300 gramos) y tienen incluso más probabilidades de sobrevivir (cerca del 90 al 95 por ciento). Algunos pueden respirar por cuenta propia y muchos necesitan oxígeno suplementario, pero sólo como ayuda (son pocos los que necesitan un respirador). A muchos de ellos se les puede dar el pecho o alimentar con fórmula por un tubo que se les coloca en el estómago a través de la nariz o la boca. Algunos necesitan ser alimentados por vía intravenosa. Los bebés nacidos entre las semanas 30 a 34 de gestación están igualmente expuestos al riesgo de desarrollar algunas complicaciones. Sin embargo cuando se presentan no suelen ser tan severas. Los bebés nacidos después de las 32 semanas de gestación rara vez desarrollan RDP y sólo cerca del 15 por ciento desarrolla discapacidades serias.

Enfermedades del bebé prematuro

37 semanas de gestación

BEBÉS PREMATUROS
Riesgos del Estilo de Vida

Algunos estudios han encontrado que ciertos factores del estilo de vida pueden poner a una mujer en riesgo de tener un parto prematuro. Entre los factores se encuentra:

· La falta del cuidado prenatal o comenzar el cuidado prenatal tarde

· Fumar

· Beber alcohol

· El uso de drogas ilícitas

· Maltrato doméstico, incluyendo el abuso físico, sexual o emocional

· La carencia de apoyo social

· Niveles altos de estrés

· Trabajar por horas largas y estar de pie por largos períodos de tiempo

· Bajos ingresos

Riesgos Médicos

Ciertas condiciones médicas durante el embarazo puede aumentar la probabilidad de que una mujer tenga un parto prematuro. Entre las condiciones se encuentra:

· La ruptura prematura de las membranas (cuando el saco dentro del útero o matriz que sostiene al bebé se rompe antes de tiempo)

· Infecciones vaginales, infecciones de las vías urinarias, infecciones de transmisión sexual, y posiblemente otras infecciones

· Alta presión arterial

· Diabetes

· Trastornos de coagulación (trombofilia)

· Tener un peso inferior al normal antes del embarazo

· Obesidad

· Períodos cortos entre embarazos (menos de 6 a 9 meses entre el nacimiento y el comienzo de otro embarazo)

· Ciertos defectos de nacimiento en el bebé

· Sangrado vaginal
“Mamá”

La conducta de la madre, antes y durante, el embarazo puede afectar el peso de su bebé. Toda mujer embarazada debería:

· Realizarse un control médico antes de quedar embarazada.

· Consumir 400 microgramos por día de ácido fólico de la vitamina B (la cantidad habitual que encontramos en las multi-vitaminas) antes de quedar embarazada y durante los primeros meses de gestación.

· Recibir atención prenatal temprana y frecuente.

· Comer una dieta equilibrada. Dado que el feto se alimenta de lo que come la madre, puede tener problemas si la alimentación no es adecuada.

· Aumentar de peso en forma suficiente. Los profesionales de la salud recomiendan que una mujer de peso normal debe aumentar entre 25 y 35 libras (11 y 16 kg) durante el embarazo.

· Dejar de fumar. Las mujeres fumadoras tienen, en promedio, bebés de menor peso que las no fumadoras, y la exposición al humo de otros fumadores también puede reducir el peso del bebé al nacer.

· Dejar de tomar alcohol y/o utilizar drogas ilegales, o medicamentos con receta (incluyendo los preparados de hierbas) no prescritos por el médico que conoce la existencia del embarazo. El uso de drogas y de alcohol limita el crecimiento fetal y puede provocar defectos de nacimiento.
Algunos factores socioeconómicos como los bajos ingresos y la falta de educación también están relacionados con un mayor riesgo de que el bebé nazca con bajo peso, aunque se desconocen todavía las razones que explican esta situación. Las mujeres de menos de 17 años o de más de 35, las mujeres solteras y las que han tenido un nacimiento prematuro con anterioridad corren un mayor riesgo de tener un bebé de bajo peso. A su vez, las mujeres que sufren un excesivo nivel de estrés y las víctimas de la violencia familiar u otras formas de abuso pueden correr mayores riesgos de tener un bebé de bajo peso.

El Bajo Peso al Nacer

Los bebés que nacen con peso bajo suelen tener serios problemas de salud durante sus primeros meses de vida y es mayor el riesgo de que sufran discapacidades con efectos de duración prolongada. Los avances en la atención médica neonatal han reducido considerablemente la tasa de mortalidad asociada con el bajo peso y las discapacidades de los bebés que sobreviven a esta condición. Sin embargo, un pequeño porcentaje de los bebés nacidos con bajo peso sufre todavía problemas de salud, tales como retraso mental, parálisis cerebral y mal funcionamiento de los pulmones, la vista y el oído. Se dice que un bebé nace con bajo peso si al momento del parto pesa menos de 5 libras, 8 onzas (2,5 kg). Si pesa menos de 3 libras (1,5 kg) se lo considera de muy bajo peso al nacer.
Hay dos categorías:
· Los bebés nacidos antes de término (también llamados prematuros), es decir aquellos que nacen antes de la semana 37 del embarazo. Más del 60 por ciento de los bebés nacidos con peso bajo son prematuros. Cuanto antes nace un bebé, menos pesa y mayor es el riesgo de que tenga problemas de salud.
· Los bebés pequeños para su edad (“pequeños para su edad de gestación” o con un “retraso en su crecimiento”) son los que han cumplido el plazo de gestación pero pesan menos de lo normal. Esta condición es el resultado, al menos en parte, de una desaceleración o interrupción temporal del crecimiento en el útero materno.
Algunos bebés son prematuros y tienen además un retraso en su crecimiento, por lo que corren el riesgo de experimentar muchos problemas vinculados con el bajo peso al nacer. Conocemos algunas pero no todas las razones por las que los bebés son demasiados pequeños al nacer, o nacen prematuramente, o ambas cosas. Los defectos fetales resultantes de enfermedades hereditarias o de factores ambientales pueden limitar el desarrollo normal. Los bebés de un embarazo múltiple (mellizos, trillizos, etc.) suelen nacer con bajo peso, incluso si nacen en término. Si la placenta no es normal, es probable que el feto no crezca como debería.
Los problemas médicos de la mamá influyen en el bajo peso de su bebé, especialmente si sufre de alta presión arterial, diabetes, infecciones o problemas de corazón, riñones o pulmones. Si el útero o cuello de la madre es anormal, es mayor el riesgo de bajo peso en el bebé. Sin embargo, poco sabemos todavía sobre las causas del trabajo de parto prematuro que habitualmente deviene en un bebé de bajo peso. La manera más eficaz de prevenirlo es la consulta al médico antes del embarazo y, una vez embarazada, la atención prenatal temprana y frecuente. La consulta previa al embarazo es crucial para las mujeres con trastornos crónicos, como diabetes y alta presión. Un buen control de estos trastornos, con anterioridad al embarazo, reduce el riesgo de complicaciones durante el embarazo. Un estudio reciente sugiere que consumir la cantidad recomendada de ácido fólico durante el embarazo puede reducir el riesgo de tener un bebé prematuro y de bajo peso. Cuando una mujer recibe atención prenatal adecuada, es posible identificar los problemas en una etapa temprana y utilizar el tratamiento recomendado para reducir el riesgo del bajo peso del bebé al nacer.

Los efectos del bajo peso al nacer:
En comparación con los bebés de peso normal, los recién nacidos de bajo peso son más proclives a los problemas médicos y las complicaciones del desarrollo. Un bebé prematuro y de bajo peso tiene más posibilidades de padecer problemas respiratorios. Alrededor de 40.000 bebés por año—en su mayoría nacidos antes de la semana 34 de gestación—sufren el síndrome de dificultad respiratoria o SDR, una de las principales causas de muerte y discapacidad entre los bebés prematuros. El 25 por ciento de los bebés de muy bajo peso al nacer sufre hemorragias cerebrales que pueden causar daños serios o incluso la muerte. Los bebés prematuros pueden tener problemas cardíacos graves. Antes del nacimiento, una arteria grande llamada ductus arteriosus permite que la sangre se desvíe y no pase por los pulmones del bebé, que aún no funcionan. En los bebés prematuros, la arteria puede no cerrarse debidamente después del parto y provocar insuficiencia cardíaca. Algunos prematuros tienen enterocolitis necrotizante, una inflamación potencialmente mortal del intestino cuyas causas todavía no se conocen bien. A su vez, la retinopatía resultante de un parto prematuro, que es un crecimiento anormal de los vasos sanguíneos de los ojos, puede provocar problemas de vista o incluso ceguera. Algunos bebés de peso bajo padecen un desequilibrio en la cantidad de sales o de agua, o bajo contenido de azúcar en sangre (hipogleucemia), y estos trastornos pueden provocar daños cerebrales. Los bebés prematuros son más proclives a desarrollar ictericia porque el hígado todavía no está listo para funcionar debidamente. Y la ictericia severa puede provocar también daños cerebrales. Un bebé prematuro puede ser anémico (no tener suficientes glóbulos rojos). Normalmente el feto almacena hierro durante los últimos meses de la gestación y lo utiliza después del nacimiento para producir glóbulos rojos.
Los problemas derivados del bajo peso al nacer:
El uso de equipos especiales en las unidades de cuidados intensivos neonatológicos y de surfactante ayuda a mantener con vida a bebés prematuros que, de otro modo, no sobrevivirían. Los bebés con problemas respiratorios pueden necesitar oxígeno adicional y asistencia mecánica para mantener expandidos sus pulmones. A veces, el médico inserta un pequeño tubo de aire a través de la nariz o la boca del bebé hasta llegar a la tráquea. Este tubo ayuda al bebé a respirar, pero no respira por él. Algunos bebés necesitan la asistencia temporaria de un respirador artificial. También se les puede tratar con un gas llamado óxido nítrico que mejora la respiración ayudando a dilatar los vasos sanguíneos de los pulmones. En lugar de un respirador artificial, también puede utilizarse un OMEC (oxigenador de membrana extracorpóreo) que es una máquina que provee oxígeno a la sangre evitando pasar por el corazón y los pulmones mientras éstos se recuperan.
Los médicos no han podido solucionar todavía las hemorragias cerebrales características de los bebés muy prematuros, pero pueden tratar algunos de sus efectos secundarios y reducir el riesgo y la extensión del daño cerebral. Pueden examinar el cerebro recurriendo a los procedimientos de ultrasonido, imagen de resonancia magnética (IRM) o la tomografía axial computarizada. Cuando el ductus arteriosus del bebé no se cierra, se le puede tratar con oxígeno y con una droga que ayuda a que esta arteria se cierre. En ocasiones, puede resultar necesaria una intervención quirúrgica. La enterocolitis necrotizante se trata con antibióticos y líquidos endovenosos. Los sectores dañados del intestino pueden requerir una extirpación quirúrgica. Los bebés con bajo contenido de azúcar en la sangre reciben glucosa a través de un tubo intravenoso. Cuando comienzan a recuperarse, pueden alimentarse con leche materna por medio de un tubo colocado en el estómago. Los bebés con ictericia pueden tratarse con luces azules especiales mediante un proceso llamado fototerapia. Los anémicos pueden tratarse con suplementos nutricionales de hierro, con nuevas drogas que aumentan la producción de glóbulos rojos o, en casos extremos, con una transfusión de sangre. Los que sufren baja temperatura corporal son mantenidos en camas abiertas con calefactores o en incubadoras cerradas para regular la temperatura del cuerpo.

Investigaciones se están realizando:
March of Dimes presta su apoyo a muchas áreas de investigación relacionadas con el bajo peso al nacer y sus consecuencias. Por ejemplo, algunos investigadores están procurando un tratamiento con surfactante más eficaz para evitar la muerte o las enfermedades pulmonares de largo plazo en los bebés prematuros con SDR. Alrededor del 20 por ciento de los bebés no responde a los tratamientos con surfactante. Uno de los becarios está estudiando las proteínas del surfactante natural con el propósito de desarrollar un tratamiento capaz de salvar más vidas. Otros están buscando mejores métodos para prevenir y tratar otras complicaciones de los nacimientos prematuros, como el daño a los ojos e intestinos. Hay quienes se han propuesto conocer en profundidad las causas del trabajo de parto prematuro y el retraso en el crecimiento fetal con la intención de desarrollar nuevos tratamientos para evitar el bajo peso al nacer.

síntomas del embarazo

complicaciones en los bebés prematuros

estimulación temprana

estimulación temprana en los bebés prematuros

BEBÉS PREMATUROS
“Complicaciones en los bebés prematuros”

¿Qué complicaciones son comunes en los bebés prematuros nacidos en las 32 semanas a 34 de gestación?

Hay una serie de complicaciones que ocurren con mucha mayor probabilidad en los bebés prematuros que en los bebés nacidos a término. Mientras que por lo general los bebés nacidos cerca de la fecha de término experimentan pocos o ninguno de los problemas que pasaremos a enumerar, los bebés nacidos entre las semanas 32 a 34 de gestación pueden tener una serie de complicaciones que van de leves a severas y que, en algunos casos, son mortales.
Síndrome de dificultad respiratoria (SDR):Cerca de 40.000 bebés al año—la mayoría de ellos nacidos antes de las 34 semanas de gestación— padecen este problema respiratorio. Los bebés con SDR carecen de una proteína llamada surfactante que impide que los alvéolos pulmonares (los pequeños sacos de aire que hay en los pulmones) se colapsen. El tratamiento con surfactante ayuda a los bebés a respirar con más facilidad y, desde que fue introducido en 1990, las muertes a causa de SDR han disminuido en más de un 60 por ciento.
El médico puede sospechar que el bebé tiene SDR cuando nota que hace esfuerzo al respirar. A menudo, el diagnóstico puede confirmarse mediante una radiografía y análisis de sangre. En algunos casos, los bebés con SDR necesitan oxígeno adicional y asistencia respiratoria mecánica para mantener dilatados los pulmones. Es posible tratarlos con presión positiva continua en las vías respiratorias (PPCV), un método que consiste en aplicar aire presurizado a los pulmones del bebé. El aire puede suministrarse a través de pequeños tubos que se colocan en la nariz del bebé, o a través de un tubo que se le inserta en la tráquea. La PPCV ayuda al bebé a respirar, pero no respira por él. Los bebés más enfermos pueden necesitar temporalmente la ayuda de un respirador que respire por ellos mientras sus pulmones maduran. También es posible tratarlos con un gas llamado óxido nítrico, que puede mejorar la respiración al facilitar la relajación de los vasos sanguíneos de los pulmones.
Apnea: A veces, los bebés prematuros dejan de respirar durante 20 segundos o más. Esta interrupción en la respiración se denomina apnea y puede ir acompañada de una reducción en el ritmo cardíaco. Los bebés prematuros están bajo observación permanente para detectar cualquier caso de apnea. Si el bebé deja de respirar, el personal de enfermería lo estimulará dándole palmaditas o tocándole las plantas de los pies.
Hemorragia intraventricular (HIV): Aproximadamente el 10 al 50 por ciento de los bebés nacidos antes de las 34 semanas de gestación sufre una hemorragia cerebral. Normalmente, estas hemorragias se producen durante los primeros cuatro días de vida y, por lo general, pueden diagnosticarse mediante una ecografía. Casi todas las hemorragias son leves y se resuelven solas, provocando pocas o ninguna consecuencia permanente. Las hemorragias más severas pueden hacer que los ventrículos cerebrales (unas cavidades del cerebro que están llenas de líquido) se dilaten rápidamente y aumenten la presión sobre él, lo cual puede producir daño cerebral. En estos casos, los cirujanos suelen introducir un tubo en el cerebro para drenar el líquido y reducir el riesgo de daño cerebral. En los casos más leves se utilizan drogas que permiten reducir la acumulación de líquido.
Conducto arterial patente (CAP): El CAP es un problema cardíaco comúnmente observado en los bebés prematuros. Antes del nacimiento, una arteria grande llamada ductus arteriosus o conducto arterial hace que la sangre no pase por los pulmones ya que el feto recibe el oxígeno que necesita a través de la placenta. Normalmente, el conducto se cierra poco después del nacimiento para que la sangre pueda circular hacia los pulmones y absorber oxígeno. En los bebés prematuros, el conducto no siempre se cierra adecuadamente, lo cual puede llevar a insuficiencia cardíaca. El CAP puede diagnosticarse con un tipo de ecografía conocido como ecocardiografía o con otros estudios por imágenes. Los bebés con CAP se tratan con una droga que ayuda a cerrar el conducto, aunque puede requerirse cirugía si la droga no resulta eficaz.
Enterocolitis necrotizante (ECN): Algunos bebés prematuros desarrollan este problema intestinal potencialmente peligroso (por lo general, de 2 a 3 semanas después del nacimiento), que lleva a dificultades de alimentación, hinchazón abdominal y otras complicaciones. El intestino puede lesionarse cuando disminuye la irrigación sanguínea que recibe, y las bacterias que están normalmente presentes invaden la zona lesionada y provocan nuevas lesiones. Cuando se comprueba mediante estudios (incluidos radiografías y análisis de sangre) que el bebé tiene ECN, se lo trata con antibióticos y se lo alimenta por vía intravenosa mientras su intestino se cura. En algunos casos, es necesario realizar una cirugía para extirpar secciones lesionadas del intestino.
Retinopatía de la premadurez (RDP): La RDP, un crecimiento anormal de los vasos sanguíneos del ojo, se produce principalmente en los bebés nacidos antes de las 32 semanas de gestación. Puede ocasionar hemorragias y la formación de cicatrices capaces de dañar la retina y a veces producir la disminución de la visión y la ceguera. Por lo general, los bebés con RDP leve—que se diagnostica mediante un examen oftalmológico—no requieren tratamiento ya que, en la mayoría de los casos, los ojos se curan solos con poca o ninguna pérdida de la visión. En casos severos, el oftalmólogo puede tratar los vasos anormales con láser o con crioterapia (congelamiento) para proteger la retina y preservar la visión.
Anemia: Los bebés prematuros a menudo son anémicos, lo cual significa que no tienen suficientes glóbulos rojos. Normalmente, el feto almacena hierro durante los últimos meses de gestación y lo utiliza después del nacimiento para producir glóbulos rojos. Los bebés prematuros pueden no haber tenido suficiente tiempo para almacenar hierro. Si el bebé es anémico, suele desarrollar problemas de alimentación y crecer más lentamente. La anemia también puede agravar los problemas cardíacos o de respiración. Estos bebés pueden tratarse con suplementos dietéticos de hierro, nuevas drogas que aumentan la producción de glóbulos rojos o, en casos severos, con transfusiones de sangre.
Displasia broncopulmonar (DBP): La DBP es un trastorno pulmonar crónico que afecta más comúnmente a los bebés prematuros que han requerido tratamiento con respiración mecánica y oxígeno durante más de 28 días. Estos bebés acumulan líquido en los pulmones y sufren cicatrices y lesiones pulmonares que pueden observarse mediante radiografías. Los bebés afectados se tratan con medicamentos que facilitan la respiración y, gradualmente, se va interrumpiendo el uso del respirador. Por lo general, sus pulmones se curan durante los dos primeros años de vida, aunque algunos desarrollan una enfermedad pulmonar crónica similar al asma.
Infecciones: Los bebés prematuros tienen sistemas inmunológicos inmaduros incapaces de combatir de manera eficiente las bacterias, los virus y otros organismos que pueden causar infecciones, como neumonía, sepsis (infección de la sangre) y meningitis (infección de las membranas que rodean el cerebro). Los bebés contraen estas infecciones de sus madres al nacer o se infectan después de nacer por el contacto con miembros de la familia, personal del hospital o equipos infectados. Las infecciones se tratan con antibióticos o drogas antivirales.

el bajo peso al nacer

síntomas del embarazo

estimulación temprana

estimulación temprana en los bebés prematuros

BEBÉS PREMATUROS
“37 semanas de gestación”

¿Los bebés nacidos entre las 35 y 37 semanas de gestación corren riesgo de desarrollar problemas médicos?

La mayoría de estos bebés requiere poco o ningún cuidado especial después del nacimiento, y tiene casi las mismas probabilidades de sobrevivir que los bebés nacidos a término. Por lo general, pesan entre 4 y 7 libras (1.800 y 3.200 gramos) pero parecen más delgados que la mayoría de los bebés nacidos a término. Algunos experimentan problemas leves, como dificultades para respirar, pero la mayoría se recupera rápidamente. Muchos pueden ser alimentados con el pecho o con biberón, pero algunos necesitan ser alimentados por un tubo durante un breve tiempo. Estos bebés tienen muy pocas probabilidades de desarrollar discapacidades debido a su nacimiento prematuro.

¿Pueden prevenirse los problemas médicos en los neonatos prematuros?

Cuando el médico sospecha que una mujer podría tener un parto prematuro, puede indicarle reposo y tratamiento con corticosteroides. Los corticosteroides cruzan la placenta y aceleran la maduración de los pulmones del feto, lo cual reduce la muerte de bebés en un 30 por ciento y la incidencia de las dos complicaciones más serias del nacimiento prematuro, el SDR (en un 50 por ciento) y la hemorragia cerebral (en un 70 por ciento). Estas drogas se aplican mediante inyecciones y son más eficaces cuando se las administra al menos 24 horas antes del parto. El médico puede indicar además el tratamiento con medicamentos (llamados tocolíticos) para demorar el parto (aunque a menudo no más de un par de días). Incluso esta breve demora puede dar al médico tiempo de tratar a la mujer embarazada con corticosteroides y preparar el parto en un hospital que tenga una unidad de cuidados intensivos neonatales para proporcionar los cuidados adecuados que pueden salvar la vida del bebé prematuro.

¿Qué investigaciones se están realizando sobre este tema?

March of Dimes otorga una serie de becas destinadas a profundizar el conocimiento de las causas del parto prematuro, con el objetivo de conocer de qué manera prevenirlo. Algunos investigadores, por ejemplo, están estudiando la manera en que los genes, el estrés de la madre, la raza, los factores ocupacionales y ambientales y las infecciones pueden contribuir al parto prematuro. Otros están buscando formas de mejorar los tratamientos existentes para los bebés prematuros, como el tratamiento con surfactante y el tratamiento del ECN.


Enfermedades del bebé prematuro

Nacimiento prematuro

BEBÉS PREMATUROS
SÍNTOMAS DEL EMBARAZO (Acidez estomacal e indigestión durante el embarazo)

Contenidos

¿Es normal tener acidez e indigestión durante el embarazo?

¿Cuáles son las causas que las provocan?

¿Cómo puedo evitar estos malestares?





¿Es normal tener acidez e indigestión durante el embarazo?
A pesar de ser muy molestas y a veces dolorosas para la embarazada, la acidez estomacal y la indigestión son unos de los síntomas más frecuentes del embarazo pero que no traen ningún problema para el bebé. Suelen presentarse luego de la segunda mitad del embarazo y continúan hasta que nace el bebé.

¿Cuáles son las causas que las provocan?

Las causas de la indigestión son las mismas que las de una mujer no embarazada: comer alimentos no del todo saludables. Pero además se agregan en este período razones que hacen que todo el proceso digestivo sea diferente.
Durante los primeros meses del embarazo se producen grandes cantidades de progesterona y estrógeno, que relajan la musculatura lisa de todo el organismo, incluyendo el tracto gastrointestinal. Esto trae aparejado que los alimentos circulen muy lentamente por el estómago e intestinos, dando una sensación de indigestión o al menos digestiones muy lentas. Puede ser molesto para tí, pero es beneficioso para tu bebé, ya que al estar más tiempo en el trayecto digestivo es mayor la absorción de los nutrientes hacia el torrente sanguíneo y a su vez hacia la placenta y tu bebé.
La acidez resulta de la relajación del anillo muscular que separa el esófago del estómago, permitiendo que la comida junto con los ácidos estomacales refluyan hacia el esófago, provocando esa sensación de ardor y quemazón características. Se produce porque la mucosa esofágica es muy sensible y el ácido estomacal (clorhídrico) es sumamente irritante. Se puede acrecentar en el último trimestre por el aumento del tamaño uterino que presiona sobre el estómago.

¿Cómo puedo evitar estos malestares?
Es casi imposible que durante los nueve meses del embarazo evites alguna de estas situaciones, pero existen algunos trucos que harán que se presente lo menos posible.
• Evita el aumento de peso exagerado
Además de provocarte acidez e indigestión, el aumento de peso exagerado durante el embarazo puede traer algunas complicaciones que pueden perjudicar tanto a tí como a tu bebé.
• Evita la ropa ajustada
Especialmente alrededor del abdomen y cintura.
• No bebas mucho líquido en las comidas
Es recomendable para el embarazo que bebas de 8 a 10 vasos de agua por día, pero te recomendamos que lo hagas entre las comidas y no mientras comas.
• Come menos y más seguido
Trata de comer pequeñas cantidades de comida a lo largo del día en vez de pocas comidas abundantes y mastícalas más de lo habitual.
• No consumas alimentos que provoquen acidez
Elimina de tu dieta todo lo que provoque malestar, especialmente fritos o comidas grasosas, salchichas, chorizos, salames, alimentos que contengan cafeína (chocolate, café), alcohol, bebidas gaseosas, caramelos de menta, y otras cosas que personalmente notes que te provocan malestar digestivo.
• Consume alimentos adecuados
Son ideales los alimentos de una dieta contra la acidez .
• No te acuestes inmediatamente después de comer
Espera por lo menos 1 hora para recostarte ó 3 horas para irte a dormir.
• No fumes
Además de provocarte problemas digestivos, el tabaco es perjudicial para tu bebé.
• Duerme con la cabeza elevada
Recuesta tu cabeza en una almohada a una altura de por lo menos 15 centímetros del resto del cuerpo. La gravedad hará que los ácidos estomacales no fluyan hacia el esófago y además ayudará al proceso digestivo.
• Practica diferentes técnicas de relajación
El yoga, la respiración consciente y otras técnicas pueden serte útiles para evitar la acidez o la indigestión.
• Toma algún antiácido
Si con los consejos anteriores continúas con malestar pregúntale a tu médico sobre la posibilidad de utilizar algún antiácido permitido. Los más recomendados son aquellos que contienen magnesio o calcio. Evita los que contengan sodio o bicarbonato de sodio ya que en algunos casos el sodio puede ser perjudicial.

el bajo peso al nacer

complicaciones en los bebés prematuros

estimulación temprana

estimulación temprana en los bebés prematuros

BEBÉS PREMATUROS
“La importancia de estimular los sentidos del bebé”


Son diversos los factores que influyen en el crecimiento de un niño. Se trata de factores genéticos, hormonales, nutricionales y afectivos. Si bien es cierto que a lo largo de la infancia los chicos desarrollan naturalmente todos los sentidos, los padres pueden hacer que esta tarea sea más productiva a través de una estimulación progresiva. Uno de los placeres más grande de cualquier padre es ver cómo su hijo descubre el mundo que lo rodea a través de sus sentidos. Se trata simplemente de compartir su felicidad cuando ve un perro, su alegría cuando escucha música, sus gestos cuando algo no le gusta, su placer al probar algo sabroso y su respuesta cariñosa cuando sus padres lo abrazan.
Pero para que estas alegrías se manifiesten, el niño necesita, antes que cualquier otra cosa, ser querido.
Los recién nacidos llegan al mundo con sus cinco sentidos listos para absorber el bombardeo de estímulos que irán recibiendo a lo largo de sus vida.
Si bien las capacidades sensoriales de los bebés se desarrollan naturalmente, los padres pueden hacer muchas cosas para ayudarlos en esta tarea.

VISTA:
Hace mucho tiempo, los padres y expertos en desarrollo infantil pensaban que los recién nacidos podían ver normalmente. En realidad, los chicos pueden ver, desde el momento en que nacen, pero en forma borrosa, porque el lente en el ojo del recién nacido no se ajusta para enfocar los objetos a diferentes distancias. Es por esta razón que el enfoque de sus ojos va de los 20 a los 40 centímetros frente a él, que es precisamente la distancia que hay entre el bebé y el rostro de los padres cuando lo tienen en brazos.

AUDICIÓN:
Los recién nacidos escuchan sorprendentemente bien al nacer y los atrae sobre todo las voces de tonos altos.
A los cuatro meses el bebé se volverá más sensible al tono de voz, a los seis comenzará con el proceso de desarrollo del habla, a los 8 meses reconocerá el nombre de las personas que lo rodean y a los 10 meses comprenderá el significado de la temida palabra “no”.
Después de los primeros 18 meses de vida comenzará a aprender palabras nuevas a un ritmo sorprendente. A los 3 años ya manejará la mayoría de las palabras que utilizará en el futuro en una conversación cotidiana.

GUSTO:
Los bebés nacen con la capacidad para diferenciar gustos dulces, agrios, amargos y salados.
Es por esta razón que los pediatras recomiendan exponer a los chicos a tantos alimentos nuevos como sea posible para desarrollar el gusto por completo a través de una dieta equilibrada.

OLFATO:
Este sentido está muy bien desarrollado en los recién nacidos. Un estudio de la Universidad de California confirmó que pueden distinguir entre diferentes aromas y aprender respuestas complejas al aroma en las primeras 48 horas de vida.

TACTO:
Este es el sentido más importante para los bebés. Los recién nacidos necesitan ser tocados, acariciados y abrazados para sentir el cariño de quienes los rodean.
Durante los 6 meses iniciales de la vida, los bebés aprenden a golpear objetos, después a tomarlos y finalmente a manipularlos. Los sonajeros y los animales suaves de pelo son buenos juguetes para el desarrollo del tacto.
Para estimular la motricidad es importante que los bebés conozcan las diferentes texturas de los objetos que los rodean.

El bajo peso al nacer

Síntomas del embarazo

Complicaciones en los bebés prematuros

Estimulación temprana

BEBÉS PREMATUROS

ESTIMULACIÓN TEMPRANA O ESTIMULACIÓN ADECUADA (ESTIMULACIÓN INFANTIL)
¿Como explotar al máximo los potenciales de los niños?
Las habilidades, aptitudes y actitudes dependen 50% de los estímulos y 50% de la manera como se brinden.
La ESTIMULACIÓN TEMPRANA O ESTIMULACIÓN ADECUADA no es simplemente una serie de ejercicios, masajes y caricias (sin un propósito claro). Es mucho mas que eso, es conocer cada paso del proceso de formación de la estructura cerebral. La estimulación temprana NO depende de la edad del niño sino de la oportunidad que se le haya dado de recibir estímulos.
La estimulación temprana debe ser integral tanto física como intelectual, es muy común encontrar personas geniales físicamente (deportistas) pero incapaces de sostener una charla amena e interesante, al igual que otras geniales intelectualmente incapaces de coordinar una carrera de 20 metros, la inteligencia debe ser tanto física como intelectual. Últimamente se escuchan muchos detractores de la estimulación temprana por ser excluyente, de la actualmente llamada inteligencia emocional. Cuando lo que realmente se debe tener en cuenta para una Estimulación Adecuada es la motivación.
La estimulación debe ser sinónimo de felicidad. El cerebro humano es tan dinámico que es muy fácil formar personas llenas de conocimientos o habilidades, pero sin motivación, NI pasión, o personas que al ser estimuladas incorrectamente no son lo que sus estimuladores quisieron que fueran (deportistas, músicos, etc.) sino por el contrario serán (anti-deportistas o anti-artistas) lo que realmente sería el producto de la también existente Estimulación In-adecuada que origina los "sabelotodo" pero incapaces de crear, organizar y gestionar. Sin pasión ni felicidad.


El bajo peso al nacer

Síntomas del embarazo

Estimulación temprana en los bebés prematuros

BEBÉS PREMATUROS
ENFERMEDADES DEL BEBÉ PREMATURO

INTRODUCCIÓN
Los recién nacidos prematuros (en general nos referimos a menos de 35 semanas de embarazo) tienen unos riesgos propios en general derivados de la falta de madurez de los diferentes órganos y por ello o no funcionan bien o están más expuestos a agresiones externas.
SÍNDROME DE DIFICULTAD RESPIRATORIA
El Síndrome de Dificultad Respiratoria aparece como consecuencia de la falta de proteína surfactante que es la encargada de que los alvéolos pulmonares tengan elasticidad y permanezcan inflados o expandidos.
Suele aparecer en bebés prematuros de menos de 34 semanas, y se aprecia por la dificultad para respirar, que mediante análisis y Rayos X puede confirmarse.
Se trata con asistencia ó ayuda en la respiración y administración de oxígeno y la aplicación de sustancia sufactante. En algunos casos es necesaria la respiración totalmente asistida al comienzo, pero con la sustancia surfactante el pronóstico y la supervivencia han mejorado radicalmente este problema.
LA APNEA
Los bebés prematuros por una inmadurez del sistema nervioso vegetativo (de movimientos involuntarios), no tiene ritmo para respirar adecuadamente y hacen paradas respiratorias prolongadas, asociadas a paradas cardiacas. Por ello deben de estar en vigilancia constante y darle estímulos reflejos en las plantas de los pies cuando tengan estas paradas.
LA PERSISTENCIA DEL CONDUCTO ARTERIAL
El conducto arterial o ductus arteriosus es el responsable de oxigenar la sangre del feto dentro del saco vitelino, sin que sea necesario la oxigenación de esta a través de los pulmones. Si este conducto persiste y no se cierra al nacer la sangre pasará por los pulmones del bebé solo en parte y otra parte por este conducto pero sin tener ya la placenta para tomar sangre oxigenada y por ello se produce una sobrecarga cardiaca del recién nacido.
Normalmente este conducto se tiene que cerrar después del nacimiento para que la sangre pueda circular hacia los pulmones y absorber oxígeno.
Este problema se diagnostica mediante una ecocardiografía y se tratan con ciertos medicamentos para forzar su cierre o en caso refractario a la medicación con Cirugía.
LA DISPLASIA BRONCOPULMONAR
En los bebes prematuros por problemas como los anteriormente citados suele ser necesaria la respiración asistida y la oxigenoterapia, si estas son necesarias por más de 28 días suele quedarse un problema pulmonar con acumulo de líquido en los pulmones y cicatrices y lesiones pulmonares crónicas. El diagnóstico de estas lesiones se puede realizar mediante Rayos X de Tórax.
El tratamiento es sintomático con medicación para ir suspendiendo la respiración asistida de forma progresiva. Suele mejorar la respiración durante unos años y quedar asintomático en algunos casos pero en otros quedan lesiones crónicas con la presencia de broncopatía crónica en el adulto.


37 semanas de gestación

nacimiento prematuro

Bebés Prematuros
Pediatría - Kinesiología
Masaje infantil: Comunicación con el tacto
Los gestos forman parte de la comunicación humana al igual que las palabras, pero son los elementos no verbales los que forjan el diálogo con los bebés cuando todavía no han desarrollado la capacidad de habla. El masaje infantil contribuye a fortalecer esta comunicación, así como los vínculos afectivos, el respeto y el conocimiento mutuos. Esta antigua técnica india consigue también beneficios fisiológicos en diversos sistemas del organismo. El masaje infantil es una antigua tradición oriental practicada especialmente en India, donde se transmite de generación a generación.Durante su trabajo en varios orfanatos de este país, Vimala Schneider observó que el masaje constituía una práctica rutinaria en el cuidado de los bebés y tras aprender la técnica, inició su difusión en Occidente. Schneider fundó la Asociación del Masaje Infantil en Estados Unidos, que es internacional desde 1986.
En esta organización sin ánimo de lucro participan 30 países y entre ellos, España. “El objetivo de esta asociación es promover la nutrición afectiva a través del masaje, la comunicación entre padres e hijos y las relaciones de respeto y confianza mutuas. Con el masaje se da estructura a las caricias hasta que se automatizan los movimientos y el recorrido y así alcanza una comunicación muy íntima con el pequeño”, explica Ana Bachs, presidenta de la Asociación Española de Masaje Infantil (AEMI) y formadora de la Asociación Internacional.
Además de los vínculos afectivos y emocionales, el masaje infantil ofrece beneficios fisiológicos. Estas son algunas de las repercusiones más positivas en el organismo del pequeño:
Sistema nervioso central
: el tacto es el sentido que el recién nacido emplea para recibir información del mundo exterior (de ahí que tienda a coger y agarrar todo). El masaje favorece la capacidad para recibir estímulos, aumenta el umbral de percepción de estos estímulos.
Sistema inmunológico: diversos estudios vinculan el estrés y la inseguridad emocional con una disminución de las defensas del organismo, de ahí que la acción relajante del masaje ayude a fortalecerlas.
Sistema gastrointestinal: en situaciones de cólicos y gases, los masajes pueden contribuir al alivio de las molestias e incomodidades.
Sistema circulatorio: los movimientos de entrada (vaciado venoso) ayudan al retorno de la sangre al corazón y producen un efecto tonificante, mientras que los de salida (del centro a extremos) producen un efecto relajante y favorecen la oxigenación de las extremidades.
Sistema muscular: el masaje disuelve nudos de tensión tanto física como emocional.
En el caso de bebés prematuros, el masaje ayuda a aumentar su tolerancia al tacto de forma suave y paulatina.
En estos casos es también importante escuchar al bebé y seguir el ritmo que marcan sus reacciones.Buscar el momento“Desde el primer momento en que se aprende la técnica, puede empezarse a practicar el masaje”, expone Ana Bachs. “Recomendamos buscar un momento en el día para incorporarlo a la rutina, por ejemplo, después del baño. Lo idóneo es empezar por las piernas y pies, dar una semana de margen para que los padres y el niño se vayan familiarizando y la siguiente semana incorporar el vientre. Después, en sucesivas fases, añadir el masaje en piernas, pies, pecho y brazos".
“Antes del masaje, lo que hay que saber”

Las caricias, los besos, las palabras suaves y cariñosas, las expresiones de alegría y ternura acompañan los momentos íntimos del masaje de nuestro bebé. ¿Por qué hemos de renunciar a tener ese instante de contacto profundo con nuestro hijo? Tal vez no hayamos asistido a clases específicas, y seguramente no dispongamos de un título que nos acredite como masajistas, pero la relación que tenemos con nuestro hijo es única y especial. Aquí encontrarás la manera de empezar con el masaje de forma que puedas disfrutar con tu hijo de momentos inolvidables que, además, ¡beneficiarán ampliamente su desarrollo general! ¡Ánimo, las ventajas son muchas!

El sentido del tacto del recién nacido ha sido estimulado de forma constante en su vida intrauterina. Las caricias y los contactos piel con piel con la madre, el padre o los hermanos, son oportunidades magníficas de seguir estimulando la piel del niño, favoreciendo su desarrollo físico y psíquico.
El masaje es una práctica muy beneficiosa para el bebé porque…
Propicia un contacto íntimo entre la madre o el padre y el bebé.
Estimula el sentido del tacto y le proporciona al niño una sensación de seguridad y bienestar difícil de lograr con otras prácticas. Conviene recordar aquí cómo nos sentimos nosotros cuando recibimos un masaje.
Permite que el bebé empiece a tomar conciencia de su cuerpo. El bebé todavía desconoce que tiene un cuerpo con una forma concreta y una funcionalidad específica.
Facilita el desarrollo neurológico del niño.
Estimula el buen funcionamiento general de su organismo.
Facilita la relajación y el descanso del niño.
Es una fuente inagotable de bienestar para el niño y para el adulto.
La obra de Vimala Schneider Masaje infantil cita un estudio llevado a cabo por la psicóloga Ruth Rice en Dallas con un grupo de niños prematuros. Se dividió un total de 30 niños en dos grupos. Las madres del grupo de control continuaron con los cuidados normales mientras que las madres del grupo experimental dieron a su hijo un masaje diario. Al cabo de cuatro meses los bebés del grupo que había recibido el masaje diario aventajaba a los otros niños en peso y en desarrollo neurológico.
Antes de practicar un masaje debemos:
Estar relajados
. Si hemos tenido un día difícil, debemos darnos un tiempo de desconexión antes de comenzar. Podemos sentarnos un momento, cerrar los ojos, respirar varias veces profundamente y dejar de lado los problemas que nos han ocupado durante la jornada. Sólo entonces estaremos preparados para empezar porque a través de nuestras manos, le transmitiremos a nuestros hijos nuestro estado energético.
Tener las manos calientes. Para ello bastará que las frotemos con energía o que nos las lavemos con agua caliente. Evidentemente, tener las manos limpias antes de comenzar es requisito indispensable.
Escoger un buen lugar. Dado que el masaje es una actividad relajante para el bebé, conviene buscar un lugar caldeado y agradable. Te sugerimos la habitación del bebé (sobre el cambiador, o sobre una cama); el baño, aprovechando la agradable temperatura que hay antes o después del aseo del niño; la habitación de los padres (sobre la amplia cama de matrimonio)
Escoger el momento adecuado. La hora elegida dependerá sobre todo de la dinámica familiar y del estado general del niño. Conviene sobre todo respetar las digestiones del bebé y ajustarnos a sus horas de descanso. Si el bebé tiene hambre o está muy soñoliento conviene renunciar al masaje porque probablemente no funcionará. Los momentos que acostumbran a ir bien son: después del baño o antes de la siesta.
Tener los útiles necesarios. Bastará con una toalla suave o una mantita, una muda para vestir al bebé cuando terminemos y aceite vegetal (puede ser de almendras, de sésamo o de avellanas y podemos encontrarlos en tiendas especializadas o dietéticas). Es preferible usar aceite vegetal al aceite industrial de bebés que acostumbra a ser un derivado del petróleo con base no orgánica. Dado que la piel es un órgano a través del cual absorbemos sustancias, conviene no usar lociones ni colonias. Perfumar el aceite con esencias es una práctica recomendada cuando damos masajes a niños mayores. Con recién nacidos y bebés muy pequeños es mejor no usar perfumes dada la extrema sensibilidad olfativa que éstos demuestran tener.
Adoptar una buena postura. Las posturas en las que podemos dar un masaje a un bebé son diversas, veamos algunas:
· -Sentados con las piernas cruzadas, pondremos una manta frente a nosotros y al bebé sobre ella con sus piernas hacia nosotros.
· -Sentados con las piernas abiertas, flexionadas por las rodillas y unidas por las plantas de los pies de manera que entre nuestras piernas quede un espacio que recubierto por una manta forme una cuna.